Consideraciones sobre las nuevas variantes de Sars-CoV-2

Share

Por: Dr. Josep Cardona Serra

Todos las virus mutan, eso no es una novedad. De eso depende su éxito o fracaso desde el punto de vista biológico y de supervivencia. La lógica nos hace pensar que las variantes o mutaciones más exitosas son aquellas que permiten a cualquier microorganismo patógeno perpetuarse en su huésped y que las formas mas exitosas en este sentido serán aquellas menos agresivas y también aquellas que permitan eludir mejor al sistema inmunitario para poder transmitirse. Pero claro, esto no tiene que ser necesariamente así. 

Desde la mutación inicial del Sars-CoV-2, causante de la COVID19, que le permitió el salto al huésped humano desde otra especie animal se han reportado miles de variantes genéticas. Actualmente son tres variantes las que preocupan y que tienen ocupados a científicos y organizaciones sanitarias en todo el mundo; son las llamadas variantes Británica (B.1.1.7), Brasileña (P.1) y Sudafricana (B.1.357).

 Según se desprende de los estudios actuales y las opiniones de los expertos, la variante Británica es la que debe centrar nuestra atención en nuestro ámbito, ya que puede convertirse en la variante predominante en los próximos meses. El debate está servido y la comunidad científica se afana en tratar de aclarar las implicaciones que pueda tener la irrupción en la escena de la Pandemia de esta nueva mutación.

Preocupa no solo que las nuevas variantes puedan ser más letales y transmisibles, si no que tenga implicaciones sobre la efectividad de las vacunas desarrolladas hasta el momento. De momento todo indica que las tres variantes son más efectivas en cuanto a transmisión se refiere, no queda claro que puedan ser intrínsicamente mas letales, y este hecho podría explicarse quizás por el aumento de la incidencia de casos, que hace que llegue a un mayor número de pacientes vulnerables y a un mayor colapso de los sistemas de la atención sanitaria.

En cuanto a la eficacia de las vacunas, todos los aportados Pfizer y Moderna no reportan perdida de eficacia delante de las principales variantes del Sars-CoV-2, pero estamos contando la batalla en directo y en el actual escenario, con un incremento imparable de casos a nivel de planeta todo puede cambiar. Sabemos que a mayor transmisión y extensión de los casos mas posibilidades existen para la aparición de nuevas variantes que puedan cambiar el escenario.

Se hace necesario aumentar los esfuerzos de monitorización genética del virus y la implementación de sistemas globales de transmisión de dicha información para dar una respuesta inmediata a cualquier nueva mutación que aparezca en cualquier lugar del mundo. Los países y organismos deben colaborar de manera conjunta para cercar y asilar cualquier foco que indique la presencia de una nueva variante. 

Debemos anticiparnos y aumentar el ritmo actual de vacunación para alcanzar la llamada inmunidad de rebaño antes que una nueva cepa desbarate los planes. La implementación y combinación de estas medidas; monitorización de nuevas variantes genéticas, vacunación rápida y efectiva, combinadas con los preceptos clásicos de la epidemiología (medidas higiénicas, aislamiento de casos, distanzamiento social…) así como la investigación de nuevas.

Será imprescindible de cara a un futuro establecer políticas One Health con implicación a nivel mundial de gobiernos y organismos, de ello depende nuestra salud y el futuro de nuestro planeta.

Nota sobre el Autor: El Dr. Josep Cardona Serra, es Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Director EAP Alfarràs-Almenar en Institut Català de la Salut

Deja una respuesta